Moneros animados: Los intelectuales