“No por traer uniforme dejamos de ser mujeres; también hemos sufrido violencia”