Moneros animados: Democracia en apuros