Lozoya, en una de las cárceles más conflictivas de España