Desesperados, migrantes se lanzan al agua, desde el barco de Open Arms