Trump, obligado a denunciar lo que él mismo fomenta: el racismo en EU