Moneros animados: Soberanía eléctrica