Moneros animados: El teatro electoral